septiembre 27, 2023

Aprende a vestir correctamente a un niño para un clima frío. Ten en cuenta sus particularidades y actúa en consecuencia.

Ten siempre en cuenta las diferencias existentes entre el niño y tú.

Sin duda te habrás percatado en alguna que otra ocasión de que, mientras tú estás helado o helada, la persona que está contigo parece encontrarse de maravilla pese a contar con menos ropa de abrigo (o justo al contrario). Cada cuerpo es un mundo y no siempre se halla en las mismas circunstancias. A la hora de abrigar a un niño debemos tener en cuenta que sus necesidades de abrigo no son las mismas que las nuestras. Un abrigo para niña puede serle necesario a ella, aunque a ti te valga simplemente con una camiseta de manga larga.

 

A cada edad, unas necesidades distintas.

El cuerpo de los niños, bastante más pequeño que el nuestro, tiende a perder su calor con mayor facilidad. Se suele decir (y esto es cierto) que un bebé o un niño de unos pocos años necesita una capa más de ropa que el adulto que lo acompaña. Entre cada capa de ropa se forman pequeñas bolsas de aire que ayudan a retener el calor. Y además, con ello se logra cierta versatilidad, pudiendo eliminar o añadir esa última capa según las necesidades cambien.

Los gorros y guantes pueden ser necesarios, ya que gran parte del calor corporal se escapa desde la cabeza y porque las extremidades son especialmente vulnerables al frío. Si el niño o la niña va en un carrito, siempre se puede añadir una manta.

Por otra parte, ten en cuenta que si hablamos de un niño de edad algo más avanzada, que camina y corre, la cosa cambia. Su metabolismo se encuentra acelerado y sus energías lo llevan a moverse seguramente mucho más de lo que lo haces tú. Así que no conviene que un excesivo abrigo lo lleve a sudar y mojar la ropa, provocando el efecto contrario al deseado.

¿Cómo escoger las capas de ropa?

  • Primera capa de ropa o capa base.
    Esta prenda ha de ser transpirable y cómoda(y no restringir en exceso el movimiento). Conviene, por tanto, evitar materiales como el algodón, que pueden retener el sudor. Y optar por tejidos como el poliéster. La gran mayoría de ropa térmica cumple a la perfección con esta función.
  • Segunda capa de ropa o capa intermedia.
    Esta capa tendrá una función de aislante térmico. Un abrigo para niña o niño, chaqueta polar, suéteres de lana…
  • Tercera capa o capa exterior.
    La ropa que ha de proteger del viento, la lluvia o la nieve. Esta capa ha de ser una talla más grande que las anteriores para dejarles espacio. Hablamos de chaquetas impermeables con capucha, prendas de Gore-Tex, pantalones con peto, etc.

 

Por último, aprende a identificar las señales.

Si hablamos de un bebe o de un niño que apenas ha aprendido a hablar, quizá no pueda o no sepa identificar la razón de su incomodidad. Presta atención a sus movimientos, quejas o posible sudoración. Toca con regularidad sus manos, mejillas y frente para comprobar su calor corporal.  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies