Stonehenge

79

“La catedral del Neolítico”

 stonehenge 1

¿Templo religioso, reloj astronómico o un cementerio de la Edad de Bronce? Quizá nunca sepamos su verdadera finalidad, pero abundan las hipótesis acerca de esta misteriosa formación rocosa que ha asombrado al mundo durante cinco mil años.

Irma Trujillo de los Santos/Fotos: Zoila Trujillo, enviadas

El viaje a Inglaterra me causaba gran entusiasmo, y por fin podría cumplir un sueño largamente acariciado: conocer Stonehenge, enigmática formación megalítica de más de 2000 años antes de Cristo declarada Patrimonio de la Humanidad, que por sí sola bien vale la pena visitar.

En Londres, capital del Reino Unido, uno de tantos tour nos llevó hacia el sur de la isla: primero a Windsor, castillo donde la soberana inglesa acostumbra pasar algunos fines de semana. Continuamos  a Bath para echar un vistazo a las restauradas termas romanas, vestigio del imperio que se extendió a las Galias y hasta Britania, el fin del mundo conocido hacia el occidente en aquella época.

Finalmente llegamos a Stonehenge, monumento megalítico de finales del Neolítico que atrae a gran cantidad de visitantes de diferentes partes del mundo, situado cerca de Amesbury, en el condado de Wiltshire, a trece kilómetros y medio al norte de Salisbury;  a una hora con cuarenta minutos de Londres en viaje directo por carretera.

De entrada y con un poco de imaginación, me hizo llamarla de inmediato “La catedral del Neolítico” porque, según algunos investigadores, originalmente era un monumento de carácter ritual rodeado por un talud y un foso, de modo similar a otros situados en la región.

STONEHENGE 2

Se trata de un conjunto que consta de 32 grandes bloques rectangulares de piedra metamórfica distribuidos en cuatro circunferencias concéntricas, localizado en la verde llanura de Salisbury. Para los antiguos habitantes de esa zona del Reino Unido la piedra era el símbolo de lo eterno; servía para marcar o delimitar puntos energéticos terrenales y hasta para albergar espíritus elementales.

De acuerdo con estudiosos del sitio, los bloques fueron transportados desde las montañas de Preseli, al suroeste de Gales, en tanto la piedra del “Altar” fue llevada desde una región cercana a Milford Haven. A la fecha se especula con la posibilidad de que hubieran sido movidos utilizando bolas de madera o piedra y no con troncos, como aseveraban las primeras hipótesis.

El círculo exterior, de 30 metros de diámetro, lo forman bloques de piedra arenisca; su construcción data del año 2500 antes de nuestra Era. Originalmente estaban coronados con dinteles de piedra de los que sólo quedan siete en su sitio.

Dentro de esa hilera exterior se encuentra otro círculo de bloques más pequeños de arenisca azulada, que a su vez contiene una estructura de piedras del mismo color en forma de herradura. En su interior permanece una losa conocida como “El Altar”.

STONEHENGE 7

De acuerdo con ICOMOS, el organismo de la UNESCO responsable de la Lista del Patrimonio de la Humanidad, el conjunto está rodeado por un foso circular que mide 104 metros de diámetro, considerado la parte más antigua del monumento y que se calcula haber sido construido hacia el año 3100 a. C. Dentro se alza un graderío o terrazas que contienen 56 fosas conocidas como los “agujeros de Aubrey”.

En general han sido encontrados 300 enterramientos de restos humanos previamente cremados, datados entre el año 3030 y 2340 a. C. El número tan reducido de entierros para un periodo tan largo hace pensar que no se trata de un cementerio para la generalidad de los muertos, sino para determinadas personas escogidas.

Terrazas y foso están cortados por “la Avenida”, un camino procesional de 23 metros de ancho y 3 kilómetros de longitud, aproximadamente. Cerca se encuentra la “Piedra del Sacrificio” y enfrente de ella la “Piedra Talón”.

Stonehenge era parte de un complejo grande, que incluía círculos de piedra y de madera y avenidas ceremoniales. Muy cerca de allí se encontró un asentamiento de casi un millar de casas que, según las evidencias, era una aldea no habitada de forma permanente, sino que las viviendas se usaban unos días al año.

Así es que Stonehenge podría haber sido utilizado, junto con otros sitios similares de la región, como Woodhenge, en ceremonias religiosas de culto a los muertos y a la vida, tal vez simbolizada por el círculo de madera.

STONEHENGE 11

Más dudas que respuestas

Se desconoce la finalidad de la construcción de dicho conjunto; se supone que se utilizaba como templo religioso, monumento funerario u observatorio astronómico. No obstante, se tiene la certeza que servía para predecir las estaciones, y se ha podido comprobar que está alineado con el solsticio de verano. Esto último lleva a pensar que sus creadores tenían conocimientos de astronomía.

Esa alineación de Stonehenge despierta la imaginación de muchas personas que, como nosotros, nos conmovemos ante la grandeza de esos seres que llevaron a cabo tales proezas, probablemente con herramientas muy rudimentarias.

Comprendemos ahora porqué  el sitio está protegido por una cuerda de acero que impide acercarse mucho e introducirse entre los megalitos, como es el impulso que todo turista quisiera hacer para tener la máxima evidencia fotográfica de su fugaz presencia ante los restos de un excepcional centro de la cultura del Neolítico que sobrevive al paso del tiempo.

STONEHENGE 8

Share.

About Author

Comments are closed.