Seda de Oaxaca

0

Tradición ancestral

GUSANOS DE SEDA

La producción, hilado y tejido de esa fibra natural en las montañas de la sierra oaxaqueña se remonta a la época precolombina. En la actualidad, las prendas artesanales de seda son muy apreciadas por los conocedores.

Irma y Zoila Trujillo, enviadas

Escanear 5

Productos para la venta

A las bisabuelas les negaron el derecho a tejer, criar los gusanos, teñir las telas. Ellas, calladamente, siguieron la tradición tan antigua del ser humano: tejer el vestido que se ponen, y en el caso de la seda de Oaxaca se remonta a la época prehispánica, cuando producían el hilo de gusano silvestre.

Crianza del gusano y diferentes procesos

GUSANOS EN SU CAPULLORecovered_JPEG Digital Camera_128

GUSANO DE SEDARecovered_JPEG Digital Camera_132

Escanear 3

“Yo recuerdo haber visto a mi abuela tomar su jícara, un palito (malacate) y darle vueltas interminablemente, enrollar el hilo de seda para hilar, después tejerlo en su telar de cintura. Ir a buscar el pericón, la cáscara de nuez, el musgo, extractos de raíces, tallos, cortezas, flores, musgos, añil y la grana cochinilla para hacer el teñido con tintes naturales”, dice don Heladio Zárate López quien, orgulloso, continúa la tradición familiar que a punto estuvo de desaparecer.

Cochinilla para obtener el tinte

COCHINILLA Camera_142

TINTE l Camera_140

El hilado artesanal

HILANDO

HILANDO

MAQUINA JICARA Y PALITO

Don Heladio vive en San Miguel Cajonos, municipio de San Francisco Cajonos, Distrito de Villa-Alta, situado en las montañas boscosas de la sierra norte de Oaxaca, a mil 800 metros sobre el nivel del mar; y junto con San Pedro Cajonos y Santo Domingo Xogacía forman el triángulo de la seda de esa entidad del sur de México.

Recovered_JPEG Digital Camera_119

A San Miguel Cajonos, población con 158 habitantes, se llega por la Carretera Federal que parte de la ciudad de Oaxaca, distante a 98 kilómetros, en dirección al Istmo de Tehuantepec, pasando por Tlacolula, Iashordás, Cuajimoloyas y Llano Grande.

Del apelativo Cajonos se desconoce el origen, pero una versión señala que podría deberse a que alguna de esas tres comunidades participó en la muerte de los fiscales santos de la Inquisición proporcionando madera con la que se elaboraron sus cajones para el entierro. Otra, porque estos pueblos están entre cerros, como encajonados.

Recovered_JPEG Digital Camera_120

“Enséñeme a hilar”

En la ciudad de México asistimos a una exposición de tejidos de seda de Oaxaca, por lo que en reciente viaje al estado fuimos a San Miguel Cajonos, donde se tejen prendas de seda en telar de cintura y de pedal. En el lugar conocimos a don Heladio, quien nos habló sobre el tema.

Dijo que su señora madre continuó con la tradición. “Yo la veía a ella y a algunas otras mujeres de la comunidad. Un buen día me dije: ‘¡Qué fregados vamos a buscar al norte si aquí tenemos tanto qué hacer!’ Todavía recuerdo el diálogo que tuvimos hace ya varios años”, rememora don Heladio.

-Madre, enséñeme a hilar la seda –le pedí emocionado.

-Primero hay que criar más gusanos. Ya tenemos algunas moreras, podemos plantar más –me respondió ella.

Mostrando a la amiga Ricarda la crianza de gusanos

COMO GRANDES AMIGAS

MAMA ORGULLOSA DE SU TRABAJO

“Poco a poco comenzó a aumentar el número de gusanos al organizarse para criarlos. Invitamos a algunas familias que conservaban la tradición y así fuimos ocho familias que continuamos la crianza, el hilado, el teñido de la seda en telar; mi madre en el telar de cintura, yo aprendí el oficio en telar de pedal”, dice.

Solicitaron a algunos carpinteros de la comunidad que les hicieran telares de pedal, porque sólo tenían uno. Al principio no se animaban, no le veían futuro. “Ahora tengo ya tres telares nuevecitos y por ahí ya hay otros”, comenta.

Telar y máquina

TELAR DE PEDAL Camera_144

M+üQUINA INDUSTRIAL

Agrega que su hijo, quien estudia el bachillerato en la ciudad de Oaxaca, también se animó ya a hilar en el telar. Poco a poco han ido haciendo rebozos, chalinas, huipiles de seda, ciento por ciento natural, cuyos colores, propios de la tintorería zapoteca y mexicana, son espectaculares.

MAQUINA JICARA Y PALITO

“Y ya hemos ido a algunas exposiciones a México y a donde nos invitan”.

“Es más bonita”

La familia Zárate López, entre ellas Esperanza y Natividad Estela, presidenta de la cooperativa y responsable de ventas de la cooperativa BIENHI (Nuevo amanecer, en zapoteco), respectivamente, nos mostraron las moreras, la crianza de los gusanos, el hilado con jícara y malacate, cazos con tintes de añil, grana cochinilla y una nueva máquina.

Planta de morera y corte de hojas

MORERACamera_123 (1)

PICANDO HOJAS DE MORERA_125

Doña Natividad, cuya cooperativa integran 15 personas de cinco familias, nos dijo que también tienen gusano blanco o mejorado, introducido en 1982, del cual elaboran hilo blanco, y que la temporada para crianza del lepidóptero es de abril a mayo y de julio a agosto.

Sin embargo, “como a la gente le gusta la seda brillosa como la china, estamos aprendiendo a sacar el hilo en una máquina industrial que lo saca finito, finito. Aunque mi preferida es la seda fuerte, cruda, rugosita, opaca, como la tejía mi bisabuela y mi madre. Para nosotros es más bonita que toda la seda china. ¿No cree usted?”, concluye don Heladio.

Los artesanos de la cooperativa

Escanear 2

Share.

About Author

Comments are closed.