Regreso a la naturaleza… sobre dos ruedas

0

Suiza, paraíso de la bici

Caminos forestales pintorescos, carreteras de puerto de montaña llenas de curvas, trails espectaculares… en medio de los Alpes suizos, con sus lagos cristalinos y apacibles pueblos. Los caminos de regreso a la naturaleza son muy variados, pero los más impresionantes se recorren sobre dos ruedas: con mucho aire fresco, las fuerzas propias y un sentimiento de libertad interminable.

Axel Trujillo/ fotos: Suiza Turismo

Diez motivos por los que merece la pena subirse a la bici en Suiza

Montar en bicicleta es divertido y pasar las vacaciones en Suiza, también. Por lo tanto, combinar ambas cosas es garantía de doble diversión. Ya sea en bici de montaña, de carretera o de paseo, muchos son los motivos por los que Suiza depara extraordinarias experiencias sobre dos ruedas.

En Suiza cada uno puede escribir su propia historia de bicicleta.

  1. Singletrails sin fin

Fluidos, con curvas, angostos: los aficionados a la bici de montaña saben lo que quieren y nosotros les proporcionamos singletrails a discreción.

El paso de San Gotardo es uno de los más importantes pasos alpinos de Suiza, lo cual es más que evidente en la primera etapa de la ruta Gottardo Bike entre Andermatt y Airolo.

  1. Siguiendo siempre el curso del agua

Suiza es el depósito de agua de Europa. Innumerables senderos para bicicletas siguen el curso de ríos, lagos y arroyos. Por ellos no sólo se rueda cómodamente en llano, sino también por paisajes tan encantadores como hermosos.

Ruta del Aar

Oberwald (Gletsch) – Koblenz

La Ruta del Aar acompaña al río más grande de Suiza desde su nacimiento en un pequeño lago glaciar, pasando por el puerto de montaña de Grimsel y hasta su desembocadura en el Rin; atraviesa la garganta del Aar y los profundos lagos para adentrarse en los paisajes del Mittelland.

  1. Puertos de montaña para bicis de carretera

Perfectas carreteras con poco tráfico y míticos puertos de montaña: 17 pasos alpinos suizos a más de 2000 metros de altitud constituyen todo un desafío para ciclistas de carretera.

Carreteras perfectas, paisajes auténticos: Suiza es un paraíso para los incondicionales de la bicicleta de carretera. Alrededor de los lagos, los recorridos son planos. En la meseta, pasamos de una colina a otra por unos campos impregnados de tradiciones. Y además están los Alpes, con 17 puertos de más de 2.000 m de altura entre las cimas cubiertas de nieve.

Magníficas rutas para disfrutar y entrenar.

  1. De la bici directamente a la cama

Los Swiss Bike Hotels están pensados para quienes buscan acción y diversión sobre dos ruedas: en muchos casos los anfitriones son aficionados a la bici y ofrecen un excelente servicio.

Los Swiss Bike Hotels están especializados por completo en la acción y la diversión con la bicicleta: de excursión en bicicleta, con bici de carretera, bici de montaña o e-bike… los anfitriones mismos son entusiastas ciclistas. Los ciclistas traen su propia bici o la alquilan allí mismo. De sus puertas salen los single trails, pistas de downhill y las rutas panorámicas más bellas: el país de la bicicleta en estado puro.

  1. Sugerentes carreteras sin salida

Desde aquí sólo hay un camino de vuelta, ¡pero qué camino!

La ruta sin salida, que lleva desde Grindelwald hasta el Männlichen a 2229 m sobre el nivel del mar, es exigente, estrecha y no ofrece posibilidades para recuperar fuerzas. Pero al final, recompensa los esfuerzos con un panorama de los montes Eiger, Mönch y Jungfrau que quita el aliento.

La ruta que asciende hasta el Männlichen es una de las más espectaculares de Suiza. Comienza en Grindelwald, donde, dejando atrás los típicos chalets de madera y con la pared norte del Eiger ante los ojos, comenzamos a subir mientras algunos parapentes sobrevuelan en círculos los campos donde pastan las vacas.

Es esta naturaleza ruda y brutal la que más impresiona. Al llegar arriba, el agotamiento se convierte en veneración, ante el increíble espectáculo del imponente trío de ases de los Alpes de Berna: los montes Eiger, Mönch y Jungfrau.

  1. Siempre por el camino correcto

Más de 12 mil kilómetros de senderos para bicicletas señalizados: bienvenido a Suiza, el país de la bicicleta donde todas las rutas para bicis de paseo están perfecta y uniformemente marcadas. Una gran parte de las rutas para bicis de montaña también lo están. Así se puede disfrutar plenamente del paisaje en lugar de perder el tiempo buscando el camino correcto.

Pero lo que cuenta es la variedad. ¿Dónde sino encontrarían los cicloturistas, en bici de paseo o eléctrica, tanta variedad paisajística y cultural en un espacio tan reducido como en Suiza?

  1. Subir en teleférico y bajar en bicicleta

La densa red de transporte y los horarios de Suiza lo hacen posible: ya sea en tren, en autobús de correos o en teleférico, resulta prácticamente imposible no poder combinar una ruta en bicicleta con el transporte público.

Lleve su bicicleta mientras viaja: puede cargar su bicicleta usted mismo, registrarla como un artículo de equipaje o llevarla a bordo como equipaje de mano, incluso más allá de la frontera con Suiza.

  1. Eventos y carreras sobre dos ruedas

Desde la Vuelta a Suiza hasta el SlowUp, los días sin coches para todo el mundo: Suiza ofrece eventos relacionados con el ciclismo tanto para profesionales como para quienes les gustaría serlo.

La Vuelta a Suiza es una de las carreras ciclistas más importantes del mundo y tiene un marcado carácter de entretenimiento.

Además del deporte de máximo nivel, con la participación de muchas estrellas internacionales, esta carrera tiene mucho que ofrecer a los aficionados al ciclismo y a los espectadores en general.

Durante los dos fines de semana, los aficionados pueden medir sus fuerzas en el recorrido original bien en solitario o en equipo mientras las familias disfrutan de lo lindo en la Bike-Expo y en el Kids-World. Entre semana, los espectadores tienen la posibilidad de ver de cerca a los ciclistas y los equipos en el punto de salida, así como pasear por la TdS-Village en la meta y disfrutar de un variado programa de actividades.

  1. Bicicletas eléctricas para los más tranquilos

Tenemos la solución para quien desee conocer Suiza en bicicleta de una forma más cómoda: basta con alquilar una bicicleta eléctrica y ponerse en marcha. Un atractivo especial es la ruta del corazón, una ruta de varios días que atraviesa Suiza y especialmente diseñada para bicicletas eléctricas.

La denominada Heart Route de Lausanne a Rorschach recorre las regiones más bellas de la Suiza prealpina. Los solitarios caminos alejados del ruido del tráfico y del ajetreo son ideales para recorrerlos en e-bike. La ruta ofrece una agradable combinación de paisaje y gente.

Suaves colinas, exuberantes praderas, bonitos bosques y magníficas vistas de los Alpes: un escenario que llega directo al corazón. Se trata precisamente de la Heart Route o ruta del corazón, que serpentea por las verdes colinas prealpinas. Detrás de cada cadena montañosa se abre un valle con unas características absolutamente singulares que esperan a ser descubiertas.

El objetivo de la Heart Route no es hacerla del tirón, sino disfrutar del recorrido. Así, cada cual puede ir descubriendo a su ritmo la cara más auténtica de Suiza. En los hermosos puntos panorámicos merece la pena detenerse un poco más. Pequeños municipios, impresionantes fincas y pequeñas y pintorescas ciudades aportan variedad al recorrido.

A lo largo de todo el recorrido hay puntos de alquiler y de recarga de baterías. De este modo es más fácil subir las fuertes pendientes y, así, aficionados al ciclismo de todas las edades pueden disfrutar de la Heart Route.

  1. De ruta con un guía

¿Quiere disfrutar al máximo de su mountain bike pero sin mucha planificación? Entonces lo mejor es contar con un guía formado por Swiss Cycling que sencillamente le enseñe los mejores trails de Suiza.

El lema de Suiza es: Rutas para todos y con cualquier bicicleta.

Share.

About Author

Comments are closed.