Nuevo cierre FERMAT, para evitar problemas con el sellado de las bolsas

0

Los cierres conocidos suponen grandes riesgos, sobre todo en alimentos

Actualmente existen en el mercado diversos tipos de cierres para bolsas. Entre ellos podemos encontrar el alambre plastificado, el Clipband, las gomas elásticas, el termosellado, la cinta adhesiva, o diversos tipos de pinzas. Los inconvenientes de los cierres existentes son varios, entre ellos por ejemplo el deterioro rápido que sufren mediante su uso, la dificultad para permanecer herméticos, la necesidad de emplear en ocasiones objetos cortantes, la higiene dudosa en el embolsado de alimentos, el cierre laborioso que proporcionan al consumidor, o el daño que puede sufrir la bolsa por la agresividad del material con el que están realizados estos cierres.

Gracias a INVENTOSEUREKA (www.inventoseureka.es), la agencia de representación de inventores situada en España, ya tenemos a nuestro alcance el nuevo cierre FERMAT, un invento ideado por José Antonio González. La agencia, ha sido la seleccionada por el inventor para dar a conocer su cierre entre las empresas del sector alimentario. El objetivo ahora es conseguir que las grandes empresas se interesen en esta nueva alternativa para sus productos. Algunas de las marcas más importantes, como Maypro97, Risi, Pepsico o Hacendado, ya tienen la propuesta sobre su mesa.

Las consecuencias acerca de la utilización de los cierres conocidos suponen grandes riesgos, ya que muchos de ellos aceleran la caducidad del contenido de las bolsas cuando éste es perecedero. Además, existe una posible contaminación del contenido por agentes externos, la seguridad por parte de los consumidores en cuanto a la integridad e inalterabilidad del producto del interior de la bolsa es cuestionable, y existe el rechazo de algunos productos por parte de los consumidores debido a que algunos de los cierres de sus bolsas aparentan haber sufrido manipulaciones.

El nuevo cierre FERMAT nace de la inspiración originada en la forma geométrica de una espiral especial estudiada por el célebre matemático francés del siglo XVII Pierre de Fermat. A la expresión gráfica de esa función matemática se le han realizado algunas transformaciones para que al convertirla en objeto material pueda desempeñar con mayor eficacia la acción de cerrar bolsas.

La sencillez de su diseño y procedimiento de actuación hacen que el mecanismo sea completamente fiable cada vez que se utilice, lo cual garantiza siempre un cierre totalmente hermético del interior de la bolsa. El dispositivo de cierre no experimenta deterioro apreciable después de muchos usos, por lo que conserva intactas sus cualidades de cierre.

El procedimiento de cierre y apertura de las bolsas es muy intuitivo, fácil y cómodo. No se requiere esfuerzo ni habilidad especial para manejar este sencillo dispositivo.

Para cualquier tipo de bolsa flexible

Una bolsa con cualquier tipo de forma o fabricada con cualquier clase de material flexible es apta para utilizarse con este cierre. Puede emplearse para cerrar bolsas que contengan cualquier producto, con cualquier peso o volumen, sólo habría que hacer uso de un cierre FERMAT fabricado con las dimensiones y materiales apropiados a la situación particular. Los productos envasados en bolsas que utilicen este cierre podrán exponerse para su venta colgados en una varilla, y no amontonados en las vitrinas.

La sobriedad de diseño del dispositivo hace que su moldeado sea económico. Los costes de producción del cierre además son muy reducidos. Al añadir un precinto a la superficie externa del cierre, o sólo en la zona de los enganches, se garantiza por completo que no ha habido una apertura indebida e inadvertida de la bolsa, lo cual favorece la tranquilidad y confianza de los consumidores del producto.

La estanqueidad garantizada por el cierre del contenido de las bolsas contribuye a aumentar la perdurabilidad del producto, prolongar su frescura y evitar su contaminación por agentes externos. Puede hacer innecesario para múltiples usos la costosa inversión en termosellado. El efecto de estanqueidad es similar y, además, puede volver a cerrarse la bolsa para continuar manteniendo aislado el interior.

En definitiva, el nuevo cierre FERMAT se constituye como una novedad en el mercado y diferenciará de la competencia a las marcas que lo incluyan en sus envases. Las ventajas observadas respecto a otros cierres pueden inducir al consumidor a extenderlas revalorizando el propio producto y determinando las preferencias de compra.

Para más información: manager@redeureka.es

Share.

About Author

Comments are closed.