La Sierra Gorda, un imponente destino de ecoturismo

0

Ofrece además cultura, gastronomía y tradiciones

Montaña el Arca

Es el área protegida más diversa en ecosistemas del país con la mayor participación social en acciones de conservación, y cinco misiones franciscanas fundadas durante la Colonia declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, entre otros atractivos más.   

Axel Trujillo/Fotos: VEN AMÉRICA

Con un invaluable patrimonio natural, cultural y gastronómico, la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda (RBSG) del estado de Querétaro se ha convertido en un atractivo destino para los amantes del turismo de aventura y naturaleza, pero también para quienes desean explorar otras opciones diferentes a los tradicionales de sol y playa.

La propuesta representa una estupenda oportunidad de ocio al ubicarse en el “corazón de la República Mexicana”, muy cerca de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, el principal mercado emisor del país; de otras entidades es fácil llegar a ella, toda vez que el estado de Querétaro está bien comunicado por carretera y la capital del mismo nombre posee aeropuerto internacional, por lo que también desde el extranjero puede arribarse a ese destino.

En la Sierra Gorda el visitante podrá constatar la imponente belleza de sus montañas, con alturas desde los 200 a 3 mil 160 metros sobre el nivel del mar, cañones donde fluyen los ríos Santa María, Extóraz y Moctezuma, bosque de niebla, variada fauna y flora, múltiples especies de aves y mariposas, degustar platillos de cocina tradicional, visitar la Ruta de las Misiones y conocer diversas expresiones culturales, entre otros atractivos.

Gestionada desde hace 40 años como un esfuerzo comunitario, misma que logró ser reconocida por la UNESCO como la primera reserva natural Patrimonio de la Humanidad gestionada por la sociedad civil, un ejemplo de desarrollo sustentable para México y el mundo, la RBSG representa un extraordinario esfuerzo de conservación que se refleja, entre otros logros, en haber captado por vez primera en fecha reciente la presencia de un ejemplar de oso negro, cuya límite natural al norte es incluso hasta el parque nacional Cerro de la Silla, en el estado de Nuevo León.

Con sus 383 mil 567 hectáreas la RBSG, que forma parte de la Sierra Madre Oriental,   constituye la tercera parte de la superficie del estado de Querétaro y es la séptima reserva en tamaño de México, pero la más diversa en ecosistemas, a decir de especialistas, en la cual habitan varias especies en peligro de extinción, como el jaguar y las guacamayas verdes, variedad de peces y hasta una especie de ajolote.

Durante nuestra visita, gestionada por la Feria de Turismo de Aventura ATMEX, la más importante del país en dicho sector, el anfitrión Grupo Ecológico Sierra Gorda (GESG) nos trasladó hacia el destino desde la Ciudad de México, hospedándonos la primera noche en el hotel Centenario Arroyitos del Pueblo Mágico de San Sebastián Bernal, cortesía de la Secretaría de Turismo del estado de Querétaro.

Hotel Centenario Arroyitos

Arca de especies

Los guías del GESG recomiendan a los interesados en visitar la Sierra Gorda procedentes de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México que, antes de ascender, pernocten en Bernal o en la ciudad de Querétaro, para proseguir al día siguiente muy temprano hacia Jalpan de Serra, donde se localiza una de las cinco misiones franciscanas que integran la Ruta de las Misiones.

Por una carretera de reciente construcción ascendimos durante dos horas a Pinal de Amoles, después por terracería nos dirigirnos hacia la comunidad La Cañada de Pinal de Amoles, donde 20 minutos más tarde estacionamos el vehículo. La altitud es de 2,635 metros sobre el nivel del mar y la vista es impresionante, sobre todo hacia la montaña conocida como el Arca, por su forma.

La Cañada de Pinal

Uno de los guías informó que esa zona es el hábitat del colibrí enano, la segunda especie más pequeña de esas aves en el mundo, el cual pudimos ver fugazmente. Mientras admirábamos el imponente paisaje se nos informó que la RBSG registra  especies de bosque tropical caducifolio, tropical sub-caducifolio, mesófilo de montaña, de encinos, coníferas, vegetación acuática y sub-acuática, además de matorral xerófilo y encinar arbustivo.

También registra 127 especies de hongos, algunos comestibles, cinco especies cuentan con estatus de protección, así como 800 especies de mariposas, es decir, cerca del 30% de las mariposas de México, cifra sólo superada por la Reserva de la Biosfera de Montes Azules, en Chiapas.

Además, 27 especies de peces, de las cuales cuatro cuentan con estatus de protección, y en su superficie habitan 131 especies de reptiles y anfibios: 34 especies de anfibios, 7 bajo una categoría de protección;  97 especies de reptiles, 34 especies con estatus de protección; es el segundo lugar a nivel nacional entre sus áreas protegidas.

Así como 339 especies de aves: 41 bajo una categoría de protección, 27 endémicas de México y 94 especies migratorias neotropicales; 110 especies de mamíferos: las seis especies de felinos presentes en el territorio nacional, una especie endémica de la Reserva, la tuza de la Pingüica.

Luego de esa explicación ascendimos 92 metros más, entre un bosque de encinos retorcidos, para llegar al Mirador de 4 Palos, situado a 2,727 metros sobre el nivel del mar, al filo del cerro de la Media Luna, lugar de la resistencia indígena de la época colonial, desde donde el panorama resulta aún más espectacular y por momentos se cubre de niebla.

De camino  a Jalpan de Serra almorzamos en Las Manzanitas, fonda de la Ruta del Sabor, cuyo producto estrella es el jugo de manzana orgánica prensada ahí mismo, de la huerta de doña Mary, la propietaria.

Descanso al filo del Cerro de la Media Luna

Frente a nosotros teníamos un arca de posibilidades por explorar.

Share.

About Author

Comments are closed.