La Fiesta Grande

0

Chiapa de Corzo, donde todo es superlativo corzo 05 En el cercano municipio de la capital chiapaneca el año comienza en grande y un protagonista principal es la danza de los Parachicos, declarada en noviembre pasado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Nora García/Fotos: Dirección de Turismo Municipal, VEN AMÉRICA En el sureño estado mexicano de Chiapas existe un pueblo en donde todo es grande: tiene la pila grande, la iglesia grande, el parque grande, el río grande, el puente grande, la piedra grande (la piedrona), la canoa grande, la batalla grande, el palacio grande, la campana grande, la comida grande, la pochota grande, la carretera grande y…la Fiesta Grande. Una protagonista principal de la celebración es la danza de los Parachicos, que la UNESCO inscribió en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en noviembre pasado, junto con su música, artesanía, gastronomía, las ceremonias religiosas y diversiones que forman parte de esta festividad en honor del Señor de Esquipulas, San Antonio Abad y San Sebastián. La fiesta popular, que se ha convertido en la feria más grande, tradicional y típica de Chiapas, tiene lugar del 4 al 23 de enero de cada año en la población antes mencionada, situada a 15 kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado. La Fiesta Grandeintegra diversas manifestaciones populares, como el Combate Naval y la filantropía de doña María de Angulo, que dieron origen a los Parachicos, las Chuntáes y los Abrecampos, que datan de la época de la Colonia. corzo 11 El Combate Naval El Combate Naval rememora las batallas de conquista (1524 y 1528) y de pacificación (1532 y 1534) sostenidas entre españoles e indígenas locales, recreadas con fuegos artificiales por el espíritu belicoso e indomable del chiapaneca. Fue instituido dentro de la fiesta tradicional de San Sebastián, el 21 de enero de 1906; consiste en una batalla entre canoeros en formación de combate, quienes hacían artificios pirotécnicos al arrojar luces de bengala simulando una batalla entre españoles y chiapanecas. Doña María de Angulo Doña María de Angulo, distinguida dama española, hermosa, rica y muy católica, quien residía en la antigua ciudad de Guatemala, llegó al pueblo de Chiapa de la Real Corona a mediados del siglo XVIII en busca de un afamado curandero indígena que aliviara a su pequeño hijo, víctima de extraña enfermedad. Según la leyenda, el curandero llevó al niño a las curativas aguas del Cumbujuyú, y después de haberse bañado durante nueve días el menor sanó de sus males. Poco tiempo después, entre 1767 y 1768, azotó al pueblo de Chiapa una plaga de langostas, la cual destruyó cultivos de maíz, fríjol, trigo y legumbres, misma que provocó al año siguiente una fuerte hambruna y en 1770 una epidemia que provocó la muerte de cientos de personas y emigración a otros pueblos. Al tener conocimiento de esto, doña María de Angulo regresó al pueblo, en agradecimiento por haber sanado a su hijo, con mulas cargadas de maíz, fríjol, frutas, verduras y dinero, mismos que sus criados repartieron de casa en casa. Por las tardes, las sirvientas y sirvientes bailaban y danzaban para diversión de los niños, en recuerdo del hijo de doña María de Angulo, de allí el origen de la palabra «Parachico«: para diversión de los chicos. corzo 06 Los Parachicos Posteriormente, los indios chiapanecas empezaron a disfrazarse de españoles (Parachicos) y de mujeres (Chuntáes) para imitar a los españoles y a las sirvientas de doña María de Angulo, que iban de casa en casa regalando frutas y dinero para los niños. Asimismo nacieron los «Abrecampos«, que abrían paso entre la gente que se congregaba pidiendo despensas y dinero. El vestuario del parachico lo compone una máscara tallada en madera con las facciones de un español blanco de ojos azules o verdes, con barba, fibra de ixtle sin pintar, chalina de raso, camisa y pantalón negros, un vistoso sarape y un chinchín. Los Parachicos danzan el 15 de enero, al compás del pito y el tambor, acompañados por las Chuntáes, Abrecampos, Vaqueros y Tehuanos, en honor al Señor de los Milagros, al que conmemoran con una comida grande (pepita con tasajo); el 17 en homenaje a San Antonio Abad, (Sananton) con otra comida grande; el 18 se le rinde homenaje póstumo en el panteón municipal a los patrones de los Parachicos fallecidos, y el 23 en memoria de San Sebastián Mártir. Las Chuntáes (Chuntá, palabra de origen chiapaneca que significa criada) son personas del sexo masculino que se disfrazan de mujer para imitar a las antiguas sirvientas de doña María de Angulo. Visitan los templos de San Jacinto, El Calvario, San Gregorio, Santo Domingo, casas particulares y la Plaza de Chiapa. El 20 de enero cientos de personas del estado y de fuera se visten de parachico y de chiapaneca y se suman a la fiesta de Chiapa. Desde las 8 de la mañana se realiza el recorrido de danzantes por las calles en procesión hacia las más de 20 iglesias, ermitas y casas donde se encuentran las imágenes del santo patrono del pueblo San Sebastián Mártir. El día 21 se realiza el Combate Naval de Chiapa de Corzo en el río Grijalva, frente a la ciudad, mismo que consiste en un espectáculo pirotécnico. El 22 de enero desfilan los carros alegóricos, marcha encabezada por los Parachicos, la banda de música y banda de guerra; las Chuntáes bailan y reparten dulces. Uno de los carros alegóricos lleva a doña María de Angulo, misma que es representada por una joven que reparte dulces y monedas. Y, finalmente, el día 23 desfilan los parachicos chiapacorceños para despedirse del público y prometer, en el templo de Santo Domingo de Guzmán, que regresarán nuevamente al siguiente año. corzo 02

Share.

About Author

Comments are closed.