La espectacular “Comida de origen” mexicana del restaurante Testal

0

En el Centro Histórico de la Ciudad de México

Borrego tatemado/Foto: revistavenamerica.com

Con apenas dos años en el ambiente gastronómico de la capital del país, el Testal ofrece provocar un “buen sabor de boca” con “verdadera cocina mexicana” a quienes se den la oportunidad de conocer el restaurante.

 

Mole rosa de Taxco con salsa de piñon/Foto: revistavenamerica.com

La escena gastronómica del Centro Histórico de la Ciudad de México ofrece agradables sorpresas, por lo que antes de recorrerlo, reponer fuerzas o concluir la jornada puede hacerlo con un desayuno, comida o cena en un restaurante de “comida de origen” mexicana de calidad en el Testal que, sin temor a perder su esencia, se atreve a retar los paladares con sabores y olores de sus extraordinarios platillos presentados de manera espectacular, como el nombre de los mismos.

La publirrelacionista del restaurante, Schantal Ochoa Urban, explicó que Testal es una palabra náhuatl relacionada con el maíz, origen de la tortilla y elemento importante de la cultura gastronómica mexicana tradicional, la cual remite al concepto del establecimiento ciento por ciento mexicano y la decisión de instalarlo en el corazón de la capital del país, inaugurado el 15 de mayo del 2015.

“Una ubicación perfecta para recibir a quienes deseen conocer y degustar los platillos de la gastronomía ciento por ciento mexicana, en la planta baja de un edificio emblemático, el Independencia, estilo Art Decó, cuyo diseño de grecas se refleja en la decoración del establecimiento y su vajilla”, añadió.

Por su parte, Rosy Lozada, directora asociada de Communika, la empresa que atiende a los medios de comunicación, precisó que el propósito de estar en dicho edificio es preservar el sentido de pertenencia, trasladado al concepto del restaurante para no caer en clichés de lo que pudiera representarnos como mexicanos.

En ese sentido, añadió que el Testal se dio a la tarea de rescatar detalles y aspectos de la cultura mexicana, entre ellos talavera, maíz, tortillas, el panadero en bicicleta y flores, motivos de los cuadros al óleo que adornan el local, además de exhibir objetos pintados a laca procedentes de Michoacán, estado originario de la familia propietaria del restaurante.

Foto: Restaurante Testal

 

El toque Testal

Crema de chapulín/Foto: Testal

El Testal se diferencia de otros restaurantes de comida tradicional mexicana por ofrecer características únicas, las cuales mencionamos a continuación:

“Nuestros platillos son sencillos, pero se caracterizan por el ímpetu, traduciéndose en un buen sabor de boca en los comensales al preservar ese toque de casa, de comida familiar, para que cuando se coman uno digan es mexicano, claro, con el toque Testal; que no digan ‘es lo mismo’ que en otros restaurantes”, añadió Ochoa Urban.

Preservan la tradición de elaborar sus salsas en molcajete, las tortillas hechas a mano al momento, con el toque Testal que en este caso una es de espinaca, otra de chile guajillo y la tradicional de maíz. El pan también es elaborado al momento.

Aseguran que los productos utilizados en la elaboración de sus alimentos son de “alta calidad, sin insecticidas, cuidados y seleccionados totalmente por el gerente del restaurante, Roberto Tinoco, quien es muy exigente y experimentado al haber trabajado en restaurantes de diferentes países, con diez años de trayectoria”.

En el Testal la cocina no está a cargo de “personalidades”, como dicta la tendencia actual, sino de un equipo de trabajo integrado por chefs, cocineros, mayora y demás personal.

Cecina con aguacate y salsa roja/Foto: Testal

Están en constante renovación, sin perder la tradición, para preservar la gastronomía mexicana, y para quienes no consumen carne ofrecen deliciosas alternativas, además de ensaladas, como “la chilanguita”, de nopales, y otras más.

Otra característica del restaurante es el briefing de platillos, encabezado por el gerente, quien explica determinado platillo y sus ingredientes que –aseguran ambas-, son orgánicos adquiridos de proveedores previamente seleccionados y la carne de libre pastoreo. Por su parte, el chef materializa la receta y hace recomendaciones al respecto, mientras un mesero destaca las características y cualidades de los platillos para hacer las mejores “sugerencias” a los comensales. Todo en equipo para vender mejor.

Otro punto a destacar del Testal es que el 70 por ciento de su carta de vinos son mexicanos, además de cervezas artesanales del país.

También son recomendables sus Sugerencias, que cuando son muy solicitadas por los clientes se incluyen en la carta del restaurante, porque es “un top” para el mismo y que aquéllos vuelvan. Se cambia cada dos meses; la de desayuno cada cuatro meses.

Ceviche Acapulco/Foto: Testal

 

Para abrir apetito

Albóndigas rellenas/Foto: Testal

En la carta para el desayuno encontrará: Lengua a la cazuela, huevos pecado (bañados con tres salsas de queso), huevos enchiladas de mar, enchiladas xiqueñas, enchiladas rellenas de borrego tatemado, enchiladas hidalguenses y huastecas, migas norteñas, aporreado, montado de chilorio, entre otros platillos.

La del almuerzo se compone de tres tiempos, con sopas y cremas: crema placera de chicharrón y nopales; sopa seca y dorada de fideo; sopa azteca; consomé de pollo; crema de flor de calabaza; sopa de habas con camarón; sopa de verdolagas.

Ensaladas: ensalada de nopales; ensalada Mazamitla; ensalada chilanguita; ensalada de espinacas.

Plato principal: aguachile; tostadas de atún, carnitas de atún, tacos picantes de camarón, chile güero Xkatik relleno de marlin;  cecina rasurada; tacos de barrio; chicharrón de pescado; ceviche de pulpo; cecina para taquear; pechuga de pavo en salsa de piñón, pollo a la talla o a las brasas y entre los platillos insignia el mole rosado de Taxco, mole de zarzamora, borrego tatemado y otros más, que sólo degustará en el Testal.

Cecina rasurada con chilaquiles/Foto: Testal

La carta de Sugerencias  incluye: enchiladas, mole rosa, sopa de verduras de munición, crema de chile ancho con queso de cabra, tacos de chapulín, tlacoyos de haba y de requesón, entre otros platillos “muy mexicanos que nos caracterizan”. La de cenas también tiene sus sorpresas.

Los postres son una delicia y muy bien presentados, como el de zapote negro y naranja, muse de guanábana, peras borrachas, pastecito de chocolate caliente con un toque de chile, pensamientos (postre adornado con flores comestibles), helado tradicional y otros más todos preparados al momento.

Schantal Ochoa invita al público en general a conocer el restaurante Testal, porque “se van a llevar un buen sabor de boca con muchos platillos y se van a sentir como en casa, con un trato muy bueno, porque nuestra gente está altamente capacitada para brindar un buen servicio”; “sobre todo si quieren probar la verdadera cocina mexicana y regresar a la casa con un recuerdo muy bonito, tienen que venir a Testal”, concluye Rosy Losada.

Camarones Barra Vieja/Foto: Testal

Ubicación

El restaurante Testal se localiza en la calle de Dolores Número 16, entre Avenida Juárez e Independencia, a unos pasos del Palacio de Bellas Artes, la Alameda Central, del Museo Memoria y Tolerancia. A dos calles del Eje Central Lázaro Cárdenas y a nos unos pasos del Barrio Chino, en el Centro Histórico, Delegación Cuauhtémoc.

Abren todos los días y sirven desayuno, comida y cena. Los domingos, de 9:00 a 19:00 horas; lunes y martes, de 8:00 19:00 horas; de miércoles a sábado, de 8:00 a 22:00 horas.

Postre de zapote negro y naranja

 

Share.

About Author

Comments are closed.