La Ciudad que inspiraron los Ángeles

68

Puebla

PUEBLA-PORTADA 700

Puebla, capital del estado del mismo nombre, es una ciudad de contrastes, entre lo colonial y moderno con reminiscencias prehispánicas, que la han convertido en destino cultural por excelencia.

Eugenia García/Fotos: ven AMÉRICA

Toda ciudad que se precie tiene en mitos y leyendas buena parte de la historia del origen de su fundación y Puebla no podía ser la excepción, de tal manera que el diseño de la misma, según algunas versiones, habría sido inspirado por los mismísimos ángeles.

Lo cierto es que hoy en día Puebla es una de las ciudades más grandes e importantes del país, con una población de 2 millones 900 mil habitantes incluida su Zona Metropolitana; de gran actividad industrial y comercial, destaca por la rama textil y automotriz, en esta última por albergar la sede de la planta automotriz alemana Volkswagen; también sobresale en cerámica, sobre todo de Talavera, cristalería, azulejos y alimentos procesados.

PUEBLA  031

Cuenta con amplia oferta educativa, desde preescolar a universitaria, pública y privada; centros de capacitación tecnológica, culturales y academias de música y artes. Con la mayor cantidad de universidades, después de la ciudad de México.

También es famosa por su gastronomía, con los chiles en nogada y el mole poblano como estandartes, platillos y dulces típicos, además de haber aportado un ícono representativo de la cultura nacional: la China Poblana, traje típico atribuido a una joven que llegó de Filipinas, mezcla de elementos orientales y nacionales. Se le rinde homenaje con monumental fuente, realizada en piedra de cantera y azulejos de Talavera.

PUEBLA 2014 033

A 120 kilómetros de la ciudad de México y cercana al estado de Tlaxcala, la ciudad de Puebla se ubica en extenso valle rodeado por montañas y volcanes del Eje neovolcánico tranversal, distante a 40 kilómetros al este de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl; La Malinche se encuentra al norte y el Pico de Orizaba al este, mientras que el río Atoyac la recorre de norte a sur, para desembocar en la presa de Valsequillo, y la cruzan los ríos Alseseca y San Francisco.

 

De nombre oficial Heroica Puebla de Zaragoza, la ciudad está muy bien comunicada con el resto del país por un sistema de carreteras federales y autopistas, y cuenta con un aeropuerto internacional que la conecta con algunas ciudades de Estados Unidos. De clima templado a frío por la altitud de la ciudad, con un promedio de solamente tres días con temperaturas superiores a los 29 °C; la temporada de lluvia es de mayo a octubre y la de sequía entre noviembre hasta abril.

“Donde las serpientes cambian de piel”

Fundada a partir de 1531 por los españoles como “Puebla de los Ángeles”, luego que  fray Toribio de Benavente “Motolinía”, comisionado por la Corona, diera con el sitio adecuado para la creación de la nueva ciudad en lo que antiguamente se llamaba Cuetlaxcoapan, palabra de origen náhuatl que al español actual podría traducirse como “Donde las serpientes cambian de piel”. Al año siguiente recibe el título de Ciudad de los Ángeles, por cédula de la reina Isabel de Portugal.

PUEBLA 2014 254

Puebla es una de las cinco ciudades virreinales más importantes de México, considerada como la «cuna del barroco mexicano», tanto en la arquitectura como en las artes decorativas. Su centro histórico posee más de cinco mil edificios de diferentes estilos y técnicas como la barroca, renacentista y clásica, incluidos varios ejemplos de la arquitectura francesa, cuyo valor histórico y cultural hicieron que la Unesco lo declarara Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987.

Después de la Independencia de México (1821), Puebla se convierte en un centro cultural importante. En septiembre de 1862, por decreto del presidente Benito Juárez, recibió el título de Puebla de Zaragoza, en honor del General Ignacio Zaragoza, héroe de la Batalla del 5 de Mayo de ese año en la que derrotó al ejército de Napoleón III en los cerros de Loreto y Guadalupe.

Durante el Porfiriato la ciudad mantiene su prestigio y nivel social, convirtiéndose en un lugar de recreación, esparcimiento y estudios, así como en importante centro de desarrollo comercial, al tiempo que el gobierno de Porfirio Díaz promovía la inmigración europea, con la llegada a Puebla numerosos contingentes, principalmente de España, Italia, Alemania, Francia y Líbano, a la que se sumaron alemanes y judíos. A principios del siglo XX floreció la industria textil.

El Zócalo sigue siendo el centro cultural, político y religioso de la ciudad que hasta el final del siglo XVIII fue el principal mercado de la misma. Es una plaza llena de árboles y contiene gran cantidad de esculturas, rodeada de edificios notables como el Palacio Municipal, la Casa de los Muñecos y la Catedral.

La mayoría de las calles de la ciudad son nombradas con número y puntos cardinales, por ejemplo 1 Norte, 2 Oriente, en un sistema de numeración que se centra en la esquina noroeste del Zócalo.

Patrimonio de la Humanidad

Entre los lugares a visitar del centro histórico se encuentran barrios, iglesias y museos. De todos los edificios virreinales el más impresionante es la Catedral Basílica de Puebla, que tardó 300 años en ser terminada; de estilos herreriano, neoclásico y barroco, consta de cinco naves con altar mayor y 14 capillas en varios estilos con numerosas obras artísticas. Sus campanarios, a 70 metros de altura, son los más altos de México. También es considerada como uno de los museos más importantes de arte novohispano y posterior, además de poseer importante archivo.

Puebla

El Paseo de San Francisco, conocido antiguamente Colonia Industrial y Tívoli del Estanque de Pescaditos, es el Centro Comercial construido sobre terrenos en los que a finales del siglo XIX eran una curtiduría y una fábrica textil, cuyos detalles arquitectónicos están integrados de manera armónica con los materiales modernos que se utilizaron para la construcción del actual espacio situado a un lado del Centro de Convenciones y del templo de San Francisco de Asís.

La Iglesia de Santo Domingo y su Capilla del Rosario, cuyo interior está casi completamente cubierto de oro, es muestra del barroco mexicano; la Iglesia y Monasterio antiguo de San Francisco, en cuyo interior reposa el cuerpo momificado del beato Sebastián de Aparicio; la Parroquia de Santa Anita y del Señor de la Salud.

Otro lugar imperdible en el recorrido es El Parían, un mercado de arte y artesanía, a poca distancia del zócalo, con puestos permanentes donde destaca la Talavera, principalmente.

Entre los antiguos barrios, que se han convertido en atractivos turísticos, se encuentran el de Analco, que data de 1531; el Barrio del Artista La Plazuela del Torno, con talleres de los pintores y artistas que trabajan a la vista del público; La Libertad, famoso por su volcán Cuexcomate, el más pequeño del mundo con sólo 13 metros de altura y 23 metros de diámetro; está inactivo y se baja al cráter mismo por una escalera de caracol.

Barrio de Xanenetla, fundado alrededor del año 1551, era considerado uno de los lugares más peligrosos de la ciudad. Entre sus atractivos destaca la plazuela de Texcoco.

Angelópolis, moderno distrito financiero, residencial y comercial ubicado entre la ciudad y San Andrés Cholula, es la zona más moderna y grande de la urbe; se le considera uno de los más lujosos del país y destaca por sus rascacielos, residencias, centros culturales y comerciales.

En museos se pinta sola  

La ciudad es rica en museos, de los cuales destacan el Museo Amparo, antiguo hospital, con 14 salas de exposición, de la Revolución, de Arte Virreinal, de los Ferrocarriles Mexicanos, además recintos famosos como el Teatro Principal de Puebla y la Biblioteca Palafoxiana, la primera biblioteca en las Américas establecida en 1646, con más de 42 mil libros, cinco mil manuscritos y otros objetos, que datan desde 1473 hasta 1910, nombrada Monumento Histórico de México y la UNESCO la hizo parte de la Memoria del Mundo.

La Casa de Alfeñique, con fachada de intrincados diseños, fue el primer museo público de la ciudad y contiene una colección de más de mil 500 piezas de carácter histórico. Alfeñique es un tipo de azúcar y los dulces de almendra.

Otros recintos culturales son la Casa del Deán y el Centro Cultural Santa Rosa, en un edificio del siglo XVII, originalmente vivienda de monjas dominicas que más tarde se convirtió en un convento en nombre de Santa Rosa de Lima, famoso porque es aquí donde se crea el mole poblano.

En 1869 dejó de ser convento para convertirse en hospital psiquiátrico. En el siglo 20 se funda el Museo de Cerámica en la cocina del edificio; en 1973 pasa a llamarse Museo de Arte Cultural Poblano, y en el año 2000 cambia el nombre al actual.

PUEBLA 2014 117

La Galería de Arte y Diseño Contemporáneo está dedicada a las artes visuales como la pintura, escultura, cerámica, metal grabado, fotografía, video y otros. Se encuentra en la antigua fábrica textil La Violeta, que se remonta a 1908.

Otro atractivo histórico y turístico son los fuertes de Loreto y Guadalupe, ambos fueron decisivos en la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862. La capilla del fuerte de Loreto contiene una antigua capilla, que ahora es el Museo de la No Intervención. El Museo de Guerra del Fuerte (Fuerte Museo de la Guerra) de Loreto y Guadalupe se encuentra en esta fortaleza también. Separados, el Fuerte principal es el de Loreto, siendo el Fuerte de Guadalupe en donde se inició la batalla

Share.

About Author

Comments are closed.