Fundamental, la sociedad civil en preservar la biodiversidad de México

0

“Pati” Ruiz, directora de Grupo Ecológico Sierra Gorda

“Pati” Ruiz

“Estamos en emergencia, con medidas de mitigación y preparación ante el cambio climático”, por lo que en el caso de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda, convertida en atractivo destino turístico de naturaleza, se trabaja en un proceso cultural general en favor de la preservación del medio ambiente, dice “Pati” Ruiz.

Axel Trujillo/Fotos: VEN AMÉRICA

La participación de una sociedad civil organizada y fuerte es vital para preservar el patrimonio natural de México, mitigar los efectos del cambio climático en el país y contribuir a combatir el problema a nivel global, asegura Martha Isabel Ruiz Corzo, mejor conocida como “Pati” Ruiz, gestora de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda (RBSG) de Querétaro, única reserva natural en el territorio nacional gestionada por la sociedad civil, establecida por decreto presidencial en 1997 y reconocida como tal por la UNESCO dentro del Programa el Hombre y la Biosfera.

Entusiasta defensora de la naturaleza y exdirectora de la RBSG, de la cual “sigo pendiente”, “Pati” Ruiz deja entrever que no simpatiza muy bien con la idea de que ésta, con una extensión de 383 mil 567 hectáreas, se haya convertido en un atractivo destino turístico por su patrimonio natural, cultural y gastronómico. No obstante –admite-, bien gestionada, con respeto al medio ambiente e incluyente, representa una opción para el desarrollo de sus comunidades, algunas en extrema pobreza, al carecer la región de industrias que generen fuentes de empleo.

Caminata en el bosque de niebla

La también directora del Grupo Ecológico Sierra Gorda (GESG) dice que se considera “una madre de familia numerosa” por apoyar a las 68 comunidades de los cinco municipios dentro de la reserva, con una población de 100 mil personas. “La Sierra Gorda es un destino turístico sustentable lleno de actividades, en la cual se celebran 62 fiestas de la tierra para promover nuestras raíces mexicanas y pertenencia, en donde las comunidades son una oportunidad de servir a los visitantes”, subraya.

Con sus casi 400 mil hectáreas de extensión, que representan la tercera parte de la superficie del estado de Querétaro, la RBSG forma parte de los bosques de niebla en México los cuales apenas suman el 1 por ciento de la superficie nacional, lamenta.

“Pati” Ruiz, una bonachona, alegre y simpática dama que ronda las siete décadas, dijo lo anterior a un grupo de participantes de la Feria de Turismo de Aventura ATMEX al presentar a su organización en el Centro Tierra de las cabañas del GESG, en Jalpan de Serra, población que forma parte de la Ruta de las Misiones de la Sierra Gorda.

Presa Jalpan, Sitio RAMSAR

La ciudad por la sierra

Fonda Las Manzanitas, de la Ruta del Sabor

Desde hace 31 años realiza gestiones y diversas actividades en favor de la región que comprende la Sierra Gorda, en el corazón de México, después de renunciar, a los 30 años de edad, a su empleo de maestra en un colegio particular en la ciudad de  Querétaro, donde creció, aunque es originaria de la Ciudad de México, “para cambiar de vida, para un cambio de vida simple”, junto con su familia.

Agrega que las diferentes organizaciones de la sociedad civil que participan en la protección del medio ambiente y los recursos naturales de la entidad, “estamos en emergencia, con medidas de mitigación y preparación ante el cambio climático”, por lo que en el caso de la RBSG trabajan en la regeneración de suelos y agricultura sana, en un proceso cultural general en favor de la preservación del medio ambiente, “y Querétaro es el único estado del país que en verdad trabaja en ese problema, prueba de ello es que por segundo año consecutivo colaboran con ATMEX (edición 2018) para mitigar la huella de carbono neutral en toda su operación”.

En ese sentido, apunta, colaboran con 28 grupos líderes ecológicos en 12 estados de la República Mexicana, los cuales impulsan una política verde con gobernadores, porque “queremos enverdecer a México, desde Baja California a Yucatán”.

Granja piscícola

El GESG, explica “Pati” Ruiz, en cuyos proyectos la gran mayoría de participantes son mujeres, tiene un programa de educación ambiental y de materiales reciclables, red de servicios a la comunidad, trabaja con 75 microempresas, entre artesanales, talleres y fondas, realiza gestión permanente de recursos, asesoría, capacitación, promoción de cientos de proyectos y creó el Sello Sabino, un certificado local para estandarizar la calidad de los servicios de forma gratuita.

Además, Grupo Ecológico Sierra Gorda coordina las organizaciones de la sociedad civil Bosque Sustentable, Productos y Servicios Turísticos Sierra Gorda, Joya del Hielo A C, y Viva Sierra Gorda, con sede en San Francisco, California, ayuda con la gestión internacional.

Asimismo crearon la Red de Servicios de Turismo en la región, la cual incluye alojamiento (Eco-hostel Network), alimentos regionales (Ruta del Sabor) y artesanías (Talleres de Artesanía), y su organización es la única NAMA (Nationally Appropriate Mitigation Actions) verde en México.

Centro Tierra

Por lo anterior y otras acciones más, Grupo Ecológico Sierra Gorda es respetado por los gobiernos federal y estatal, labor por la cual han obtenido alrededor de 43 premios y reconocimientos internacionales, “producto de 30 años de duro trabajo”, asegura.

Durante la presentación detalla que en la reserva el régimen de propiedad de la tierra es privada en el 70%, comunal o ejidal 27%  y federal 3%, por lo que su organización, mediante donativos obtenidos de empresas y fundaciones nacionales e internacionales, ha podido adquirir tierras de sus propietarios anteriormente destinada en muchos casos a la ganadería, no muy rentable por cierto, y de una ardua labor de convencimiento en otros casos para rescatar parcelas y devolverles su vocación de reserva natural por ser parte de la sierra, no apta para la actividad agrícola extensiva, retribuyéndoles un ingreso en función de los servicios ambientales que generan sus bosques, al aprovechar los recursos de la Comisión Nacional Forestal y su Programa de Pago por Servicios Ambientales.

Roberto Pedraza Ruiz, fotógrafo de la conservación, explica cómo captó la imagen del oso negro

En ese sentido, explica en el portal web de su organización que “La falta de retorno económico para sostener la infraestructura natural es la causa principal de la deforestación en México y América Latina. Por este motivo y en vista de los recursos limitados en esta área, nos propusimos aumentar la primera línea de base del carbono almacenado en los bosques de robles y los incrementos de biomasa provenientes de la eliminación del pastoreo de ganado y las actividades extractivas, en un esquema que combate el cambio climático, la pobreza y protege la biodiversidad”.

“Pati” Ruiz cierra su presentación cantando el himno de la organización en inglés,  mismo que interpreta en los distintos foros internacionales donde se ha presenta para hablar de la labor de su organización. Luego, invita a todos los presentes a brindar con licor de fruta.

 

 

 

Share.

About Author

Comments are closed.