Ballenas en la Patagonia

19

¡A la vista!

mensaje

Puerto Madryn, Provincia de Chubut en la Patagonia argentina, es uno de los destinos turísticos más reconocidos del sur del mundo y de sus atractivos principales destaca el avistamiento de ballenas, así como diversa fauna y flora marina.

 Sandra Kan y Constanza Coll/Fotos: Maxi Jonás

Desde la costa se puede observar la famosa cola de la ballena franca austral (Eubalaena australis). Pero en la medida que nos adentramos en el Golfo Nuevo, aquella mancha oscura que vemos en la distancia se dibuja perfecta junto al catamarán, y ya no es una sino decenas de ejemplares que respiran, coquetean, desfilan y saltan a nuestro lado. Miles de personas de todo el mundo llegan a este rincón de la Patagonia austral para realizar los avistamientos, ya sea en embarcaciones o simplemente parados desde las playas de El Doradillo o de la ciudad, Puerto Madryn.

ballena4

La ballena franca austral es el mamífero más grande del mar: un macho promedio llega a medir 15 metros de largo y a pesar 50 toneladas. Entre los meses de junio y diciembre, las ballenas llegan a las tranquilas aguas de Península Valdés (área natural protegida por la UNESCO desde 1999) para transitar algunas de las etapas más importantes de sus vidas. Aquí se las puede ver en sus rutinas de cortejo, dando a luz y enseñándoles a nadar a sus ballenatos. Una vez preparados, la familia entera partirá en dirección sur hasta la Antártida en busca de alimento.

Ya en el agua, comenzando la aventura, el capitán del catamarán apaga los motores y deja que ellas se acerquen. De pronto una hembra aparece a pocos metros y, curiosa, emerge del mar cristalino con su suave lomo negro y sus callosidades blancas. Mira, da vueltas y expulsa aire por el orificio encima de su cabeza probocando en los “humanos” gritos de sorpresa. Entonces, una lluvia repentina se genera al golpear su inmensa cola en el agua o dando un salto con todo su cuerpo.

ballena1

Ella, que desde el punto de vista científico es un cetáceo misticeto de la familia Balaenidae, es la diva de esta excursión, pero en la hora y media que dura la navegación nos sorprenden manadas de delfines, lobitos marinos, toninas y un sinfín de aves. A veces, si coincidimos con la temporada justa y tenemos un poco de suerte, pueden verse orcas.

Con toda esa fauna registrada en nuestras bitácoras de viaje estamos listos para desembarcar y tomar un chocolate caliente en alguna cafetería de Puerto Pirámides, villa tranquila donde la mayoría de sus habitantes tiene algún tipo de relación con el mar: realizan recorridos de avistamientos, bucean, pescan, o se inspiran para realizar obras de arte.

Ballena

Otras experiencias

Los días en Puerto Madryn pueden discurrir tranquilos entre avistamientos y visitas a reservas naturales, pero también pueden incluir algunas experiencias más activas. La ciudad ofrece un sinfín de propuestas como los safaris en 4×4 por el desierto, travesías en kayak por el golfo, experiencias submarinas de día y de noche.

Cabe destacar que Puerto Madryn es la Capital Nacional del Buceo, una actividad que puede efectuarse durante todo el año y en familia, con niños a partir de 8 años. Entre los puntos más destacados en el mapa subacuático de esta zona está el Parque Las Piedras y Piedras Grandes, los naufragios Kouturiaris, Jorge Antonio y Miralles, el Río de Oro y el buque pesquero Albatros.

Las posibilidades son infinitas, igual que la cantidad de fauna y flora que se pueden ver: cangrejos, arañas de mar, estrellas de diferentes tamaños y colores, pulpos, algas rojas, pardas y verdes, sargos, meros y salmones.

ballena2

Nadar con lobos marinos en pleno invierno patagónico es una experiencia inolvidable. En esta época los lobos son cachorros y juegan más; se acercan sin que se les dé comida, simplemente por curiosidad. Alucina ver a estos ágiles animalitos en una danza frenética que nos sorprende por todos los flancos mordisqueando las patas de rana y tironeando de los trajes con la boca.

Otra de las especies predilectas en Península Valdés es el pingüino de Magallanes. A 170 kilómetros de Madryn, por la Ruta Nacional 3, Punta Tombo es la mayor pingüinera continental de esta especie, con alrededor de dos millones de ejemplares entre los meses de septiembre y abril. Al caminar por las aéreas del parque que convierten en pasarelas, se los puede ver muy de cerca, junto a sus nidos en la tierra, dándole de comer a sus crías en el pico o acompañándolos al mar para enseñarles a nadar antes de lanzarse al periplo anual por el Océano Atlántico.

Además, Punta Tombo es la casa de otras tantas aves marinas como las gaviotas cocineras grises o australes, las skúas o salteadores, el pato vapor, cormoranes reales y de cuello negro, palomas antárticas y petreles gigantes, por mencionar algunas.

ballena3

Gastronomía famosa

Entre una y otra excursión, la gastronomía de Puerto Madryn nos sorprende gratamente. Famosa en todo el país, la cocina típica de esta zona incluye platos a base de pescados y mariscos o el aclamado cordero patagónico en sus más diversas preparaciones.

La ciudad despliega cada año un circuito gastronómico con más de 40 restaurantes en el marco de su Festival Gastronómico de invierno, donde se ofrecen platos especialmente diseñados con base en recetas tradicionales y productos de la región. Y la mejor alternativa para la hora del té es manejar 70 kilómetros en dirección sur hasta la ciudad de Gaiman, que aún conserva algunos recuerdos de la histórica visita de la princesa Lady Di.

Por demás fina, la mesa se llena de delicias entre las que destaca la torta de crema y de chocolate, tartas de frutas, los panes y scones calentitos, manteca y mermelada casera de calafate, rosa mosqueta y frutillas silvestres. Ya famosa en el mundo es la torta negra galesa, cuya característica principal es que se conserva muy bien a través del tiempo.

ballena7

Para terminar el paseo antes de volver a la mítica Buenos Aires, se puede recorrer la ciudad en sí misma, la feria de artesanías de la plaza, la rambla hasta el muelle y el Ecocentro Puerto Madryn que, ubicado sobre un acantilado, es un centro de interpretación interactivo con el mar.

Dicho espacio alberga exhibiciones, muestras sonoras, réplicas y un mirador alto que ofrece las más lindas vistas del atardecer sobre la ciudad. Otra alternativa para conocer la panorámica de Puerto Madryn desde el mar es realizar un paseo en el catamarán Regina Australis. Con espacio al aire libre pero también adentro, por si acaso hiciera frío, las tres horas de recorrido permiten conocer todo el dibujo de la costa y ver alguna cola de ballena en el horizonte.

ballena9

 

Cómo llegar

Desde el Aeroparque Jorge Newbery, en Buenos Aires, hay vuelos sin escalas a Puerto Madryn por Andes Líneas Aéreas www.andesonline.com.

Hospedaje: Ubicado en Punta Cuevas, sitio histórico de la ciudad de Puerto Madryn, el Hotel Territorio conjuga el ambiente exclusivo de un hotel boutique y el servicio de excelencia de la gran hotelería. Cuenta con 36 habitaciones con vista al mar, gimnasio y Spa con sauna, hidromasaje, ducha escocesa, masajes y tratamientos  www.hotelterritorio.com.ar.

ballena5

Avistamiento: Saliendo de Puerto Pirámides, seis operadoras ofrecen excursiones en bote con duración de una hora y media. Más información en www.puntaballena.com.ar / www.pekesosa.com.ar/ www.titobottazzi.com

SNORKEL CON LOBOS: Entre los touroperadores destacan masterdivers.com.ar y madrynbuceo.com

Bautismo de buceo: En arrecifes de roca natural, barcos hundidos y parques artificiales, tanto los bautismos submarinos como los buceos profundos son actividades emblemáticas de Puerto Madryn. Allí se recorre el fondo submarino y se descubre la flora y la fauna de la zona.

Antes de viajar: Conozca el calendario de fauna y de actividades culturales en www.madryn.travel

 

 

 

 

 

 

 

Share.

About Author

Comments are closed.