Aliado o peligro

55

Gas LP

GAS

Los energéticos, derivados del petróleo o de la energía nuclear, contribuyen al desarrollo de la sociedad en su conjunto, nos guste o no. El problema radica en sus residuos y, también, en el gran riesgo que implica su manejo, sobre todo en el caso de sociedades permisivas y hasta irresponsables con su propia normatividad, lo cual pone en peligro la vida de muchas personas.

Lo anterior se aplica al caso de la ciudad de México, donde el pasado 29 de enero se registró la explosión de gas en el Hospital Materno Infantil de la Delegación Cuajimalpa, al poniente de la urbe, con saldo hasta el momento de cuatro muertos y decenas de heridos, donde desde un principio se señaló como culpables a los operadores de la pipa que suministró el energético, de la empresa Gas Express Nieto, que también tiene diversos señalamientos por varios accidentes similares y múltiples quejas por diversas irregularidades. Las autoridades se muestran impotentes ante ella.

Gas-1

No se ha dicho nada de la responsabilidad que le corresponde al hospital, a las autoridades del Distrito Federal y al Gobierno Federal, instancias éstas dos últimas que de inmediato se precipitaron a declarar, palabras más, palabras menos: “Todo el peso de la ley contra los responsables”, pero hasta el momento no ha sido procesado, mucho menos llamado a declarar ante el Ministerio Público correspondiente autoridad alguna de los tres niveles, ni la empresa.

Mas la desgracia es otra muestra de tantas que nos ocurren al no respetarse la legislación y ordenamientos en la materia, en donde mucho tienen que ver las autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, entre otras tantas, como la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente y la Secretaría de Energía, además de Petróleos Mexicanos, por citar algunas.

Y es que en el subsuelo del país y de la ciudad de México es atravesado por una intrincada red de gasoductos tanto de Petróleos Mexicanos como de gas natural que suministran empresas privadas, sobre todo extranjeras, por lo que no es extraño que se registren explosiones fatídicas cuando se realizan excavaciones por obras diversas.

Antes de continuar, es necesario precisar ¿cuál es la diferencia entre Gas LP y el Gas Natural?

El Gas Licuado de Petróleo, comúnmente llamado gas L.P., es un hidrocarburo derivado del petróleo y el más utilizado por más de 90 millones de mexicanos, desde Tijuana hasta Mérida, y su uso es doméstico, industrial, comercial y de carburación automotriz.

El Gas L.P., se obtiene durante el proceso de refinación de otros derivados denominados gasolina y gas natural. El gas licuado de petróleo se produce en estado de vapor, pero por los procesos que se realizan en las refinerías lo convierten en líquido mediante la compresión y enfriamiento simultáneos de estos vapores. Se necesitan 273 litros de vapor para obtener un litro de gas líquido.

El gas al ser comprimido y enfriado se condensa hasta convertirse en líquido, estado en que se puede transportar y manejar desde las refinerías hasta las plantas de almacenamiento para distribución y de éstas a los usuarios finales, mediante auto-tanques (pipas) o recipientes portátiles (cilindros).

Al estar el gas L.P., en tanques estacionarios o cilindros, sale en forma de vapor (estado gaseoso) para poder ser utilizado en calderas y aparatos domésticos.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado de Petróleo y Empresas Conexas, A.C. (AMEXGAS), que agrupa a 140 empresas, entre ellas a Gas Express Nieto, explica lo anterior en su sitio web.

Mezcla de gases

Por su parte, el gas natural es una de las varias e importantes fuentes de energía no renovables formada por una mezcla de gases ligeros que se encuentra en yacimientos independientes de gas o en yacimientos de petróleo, disuelto o asociado con el petróleo (acumulación de plancton marino) o en depósitos de carbón.

Aunque su composición varía en función del yacimiento del que se extrae, se compone principalmente por metano en cantidades que comúnmente pueden superar el 90 o 95 %, y suele contener otros gases como nitrógeno, ácido sulfhídrico, helio y mercaptanos.

Puede obtenerse también con procesos de descomposición de restos orgánicos (basuras, vegetales -gas de pantanos-) en las plantas de tratamiento de estos restos (depuradoras de aguas residuales urbanas, plantas de procesado de basuras, de desechos orgánicos animales, etc.). El gas obtenido se denomina biogás.

Algunos de los gases que forman parte del gas natural cuando es extraído se separan de la mezcla porque no tienen capacidad energética (nitrógeno o CO2) o porque pueden depositarse en las tuberías usadas para su distribución debido a su alto punto de ebullición. Si el gas fuese criogénicamente licuado para su almacenamiento, el dióxido de carbono (CO2) solidificaría interfiriendo con el proceso criogénico. El CO2 puede ser determinado por los procedimientos ASTM D 1137 o ASTM D 1945.

El propano, butano e hidrocarburos más pesados en comparación con el gas natural son extraídos, porque su presencia puede causar accidentes durante la combustión del gas natural. El vapor de agua también se elimina por estos motivos, toda vez que a temperaturas cercanas a la temperatura ambiente y presiones altas forma hidratos de metano que pueden obstruir los gasoductos.

Los compuestos de azufre son eliminados hasta niveles muy bajos para evitar corrosión y olores perniciosos, así como para reducir las emisiones de compuestos causantes de lluvia ácida. La detección y la medición de H2S se pueden realizar con los métodos ASTM D2385 o ASTM D 2725.

Para uso doméstico, al igual que al butano, se le añaden trazas de compuestos de la familia de los mercaptano, entre ellos el metil-mercaptano, para que sea fácil detectar una fuga de gas y evitar su ignición espontánea.

El gas natural produce mucho menos CO2 que otros combustibles como los derivados del petróleo, y sobre todo el carbón. Además es un combustible que se quema más limpia y eficazmente.

Como ventaja añadida es un combustible más versátil, que puede utilizar en sistemas de generación más eficientes como el ciclo combinado o la producción de hidrógeno (usado en la denominada pila de combustible que produce energía eléctrica a partir del hidrógeno) y su obtención es más sencilla en comparación con otros combustibles.

Para poder licuar el gas natural se suele emplear la acción combinada de la presión y la extracción de calor. Este método se usa en su transporte por barco.

Impacto ambiental

Las diferencias antes mencionadas no dejan lugar a dudas que ambas fuentes aportan su parte de contaminantes al medio ambiente.

Especialistas en la materia han determinado que el CO2 expulsado a la atmósfera en la combustión del gas contribuye decisivamente al denominado calentamiento global del planeta, por ser un gas que produce el denominado efecto invernadero.

Para ser más precisos, el CO2 es transparente a los rayos visibles y ultravioletas que calientan la Tierra por el día, pero absorbe los rayos infrarrojos que ésta emite al espacio exterior, ralentizando el enfriamiento nocturno del planeta.

Sin embargo, el impacto medioambiental del gas natural es menor que el de otros combustibles fósiles como los carbones o los derivados del petróleo, puesto que apenas emite otros gases contaminantes como los óxidos de azufre (que son emitidos en mayores cantidades en la combustión de los demás combustibles fósiles). Gases que contribuyen, entre otros efectos, a la producción de la denominada lluvia ácida. Su combustión tampoco produce partículas sólidas (cenizas).

No obstante, los escapes de gas natural que se producen en los pozos de perforación suponen un aporte muy importante a los gases de efecto invernadero puesto que el metano produce unas 23 veces el efecto invernadero que el dióxido de carbono, según los datos del IPCC.

Lo importante del caso sería, aparte del chofer de la pipa de Gas Express Nieto y sus ayudantes, quienes por supuesto fueron los primeros en ser señalados como culpables de la tragedia, que las investigaciones dieran con los verdaderos responsables, sean del nivel de que se trate, tanto de “servidores públicos” como de la propia empresa que suministra a buena parte de instituciones gubernamentales.

Más aún, que todas las autoridades relacionadas con el medio ambiente apliquen sin concesión las leyes en la materia, porque la explosión del Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa puede no ser la excepción.

¿Desde cuándo no se revisan a fondo los ductos que atraviesan el país? ¿Cuál es la cantidad de contaminantes que tanto el Gas L. P. como Natural emiten cada año a la atmósfera? ¿Cuáles son las acciones para mitigar las emisiones? ¿Existe un dictamen serio del tema?

Faltan muchas preguntas y muchas más respuestas.

Share.

About Author

Comments are closed.