Polonia: uno de los países más seguros del mundo

13

 Segundo con mayor seguridad individual en la OCDE

POLONIA Varsovia 800

Polonia es hoy en día uno de los países más seguros en Europa y en el mundo: no ha sufrido ataques terroristas desde la época de entreguerras (1918-1939, en que eran habituales los atentados cometidos por nacionalistas ucranianos), ni  enfrentamientos bélicos desde 1945-47. Asimismo, en el país centroeuropeo no se han producido eventos de violencia masiva organizada (como los que desencadenó la Ley Marcial) ni represión desde la restauración de la democracia en 1989.

En 2014 la ocupación rusa de Crimea y el estallido de la guerra en el sureste de Ucrania entre el ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos –apoyados militarmente por Rusia– despertaron viejos fantasmas en Polonia y pusieron el miedo a un posible ataque ruso en el cuerpo de muchos polacos (también a causa de las informaciones emitidas por muchos medios y políticos polacos al respecto).

Sin embargo, nada más lejos de la realidad: un ataque militar ruso a Polonia es muy improbable a corto o mediano plazo. Aunque los polacos conocen bien el dicho de que “más vale prevenir que curar”, para el nuevo gobierno polaco el establecimiento de bases permanentes de la OTAN es una prioridad.

De momento, el país, a diferencia de los estados de Europa occidental, no ha estado en el punto de mira del terrorismo islámico, aunque si ha aparecido como objetivo terrorista en vídeos del Daesh (Estado Islámico).

Polonia tampoco sufre amenazas de terrorismo interno. El único supuesto caso conocido es el del químico Brunon K, profesor de la Universidad de Agricultura de Cracovia, que en noviembre 2012 fue detenido por la policía por intentar atentar contra el Parlamento polaco.

warsaw-old-town

Varsovia

Por otra parte, al nivel de la vida cotidiana de los ciudadanos de Polonia parece ser un país muy seguro. Por poner sólo dos ejemplos: en Polonia es muy habitual sacar dinero de cajeros automáticos al aire libre, y se puede pasear de noche con tranquilidad por la mayoría de barrios de sus ciudades. Eso no significa, por supuesto, que no ocurran a veces hechos desagradables o irreparables. Y ,por supuesto, el estereotipo extendido en Alemania del polaco como ladrón de coches no podría estar más alejado de la realidad.

Esa seguridad palpable en las calles de Polonia queda refrendada por el índice Better Life (sobre la calidad de vida) de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), que sitúa a Polonia como el segundo país más seguro (en lo que a seguridad individual se refiere) entre los 34 estados pertenecientes a la organización. Polonia obtiene en esta categoría una puntuación de 9.8, sólo superada por Japón, que obtiene un 10.

POLONIA

Better-Life-Seguridad

Según el informe, “la seguridad individual es un factor determinante para el bienestar de las personas, que incluye el riesgo de que sean víctimas de un asalto físico o de otro tipo de delito”.

Así describe la OCDE la situación de Polonia en este aspecto:

“En Polonia, el 1.4% de las personas informaron haber sido víctimas de un asalto durante los últimos 12 meses. Una cifra mucho menor que el promedio de la OCDE, de 3.9% y una de las menores en la organización. Hay una diferencia de casi 1 punto porcentual entre hombres y mujeres en las tasas de asalto: 1% para hombres y 1.8% para mujeres.

La tasa de homicidios (el número de asesinatos por cada 100 mil habitantes) es una medida más fiable del nivel de seguridad de un país debido a que, a diferencia de otros delitos, los asesinatos siempre se denuncian a la policía. Según la información más reciente de la OCDE, la tasa de homicidios en Polonia es de 0.9, cifra mucho menor que el promedio de la OCDE de 4.0. La tasa de homicidios de hombres es de 1.4 en comparación con 0.5 en el caso de las mujeres.”

playa-gdynia

Un tranquilo día de verano en la playa de Gdynia, en la costa báltica de Polonia. Foto: Ángel López Peiró

Y destaca dos aspectos a tener en cuenta para entender la percepción de seguridad que tienen los ciudadanos:

“Pese a que los hombres corren mayor riesgo de ser víctimas de asaltos y crímenes violentos, las mujeres manifiestan menos sensación de seguridad. Esto puede explicarse por un miedo mayor a los ataques sexuales, el sentimiento de que también deben proteger a sus hijos y la preocupación de que se las pueda considerar en parte responsables.

La condición social también causa un impacto en las tasas de victimización y la percepción de seguridad. Las personas con ingresos y un nivel educativo más altos suelen expresar una mayor sensación de seguridad y afrontan un riesgo menor de ser víctimas de un delito. Esto se debe a que pueden costearse una mejor seguridad y están menos expuestas a actividades criminales como las de las pandillas juveniles o el tráfico de drogas.”

Finalmente, en relación a esta cuestión es importante entender (justificar o no sería otro debate o análisis) que una de las razones por la que muchos polacos (tanto conservadores nacionalistas euroescépticos como liberales proeuropeos) son reacios a la llegada de “refugiados” (la mayoría en realidad serían emigrantes económicos) al país–, además de su difícil integración, condición de musulmanes y costes en políticas sociales que pueden generar–es porque temen que en Polonia aumente la inseguridad, se creen guetos y puedan incluso llegar a surgir células terroristas, como ha sucedido en España, Francia, Bélgica, Alemania, Suecia y Reino Unido, entre otros países.

Por Ángel López Peiró

http://lapoloniadelospolacos.com/

Share.

About Author

Comments are closed.